jueves, 20 de noviembre de 2014

Otras... Metrolector Nro. 46

A veces me gustaría que mi superpoder no fuese ser increíblemente encantadora e inteligente (saben que bromeo), sino poder ver el título del libro que todos leen.

Otras... Metrolector Nro. 45

¿Qué me gusta? Que lee, por supuesto. ¿Qué no me gusta? Que está sentanda en el piso del vagón del metro. ¿Qué leía? Imposible verlo desde donde la miraba.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Letras... La vida

“A veces uno amanece con ganas de extinguirse…

Como si fuéramos velitas sobre un pastel de alguien inapetente. 

A veces nos arden terriblemente los labios y los ojos y nuestras narices se hinchan y somos horribles y lloramos y queremos extinguirnos…

Así es la vida, un constante querer apagarse y encenderse.”

Julio Cortázar

jueves, 21 de agosto de 2014

martes, 19 de agosto de 2014

Letras... Espero curarme de ti.

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad. 

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada. 

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»). 

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.

Jaime Sabines

viernes, 20 de junio de 2014

Metrolector Nro. 42

Estoy segura que la gente que me ve tomándole fotos a extraños, piensa que estoy muy loca, pero sepan algo, la locura no es la equivocada si es la que intenta capturar un segundo de belleza en una imagen o perderse horas en la ficción a través de la lectura, la cordura es la equivocada si pretende pasar por esta realidad tan agresiva y cruel sin un libro en la mano o sin una forma de capturar o crear belleza.
En fín, no sé que está leyendo él pero sé que está en la locura correcta.

miércoles, 18 de junio de 2014

Letras... Cama y amor (subrayado)

"Con ella se dio cuenta que sabía de cama pero no de amor, porque amor debía de ser, se dijo, aquellas ganas de quedarse en las axilas de ella, amor sería el calor que sentía cuando le apoyaba los pies anchos y libres en las rodillas y más sería amor, las enormes ganas de verla, tocarla, escucharla hablar de la fábrica, de las compañeras y hasta de la moda, por sólo verle los labios abriéndose y cerrándose y la nariz respingada siempre de asombro, y las infinitas pecas de las espaldas que él  desistió de contar, pero no de besar, una a una, dos a dos, hasta llegar al abismo de sus nalgas que él sentaba en la palma de sus manos." De Vade Retro de Miriam Marinoni.

martes, 10 de junio de 2014

jueves, 5 de junio de 2014

domingo, 25 de mayo de 2014

Letras... El amor empieza cuando se rompen los dedos

El amor empieza cuando se rompen los dedos
y se dan vuelta las solapas del traje,
cuando ya no hace falta pero tampoco sobra
la vejez de mirarse,
cuando la torre de los recuerdos, baja o alta,
se agacha hasta la sangre.

El amor empieza cuando Dios termina
y cuando el hombre cae, mientras las cosas,
demasiado eternas, comienzan a gastarse,
y los signos, las bocas y los signos,
se muerden mutuamente en cualquier parte.

 El amor empieza
cuando la luz se agrieta como un muerto disfrazado
sobre la soledad irremediable.

Porque el amor es simplemente eso:
la forma del comienzo
tercamente escondida
detrás de los finales.

Hoy me ha dado por hacer una pausa y en la pausa encontrarme de nuevo con Roberto Juarroz, que no dejará jamás de sorprenderme, porque siempre aparece con el poema perfecto y la palabra oportuna.

martes, 13 de mayo de 2014

lunes, 17 de marzo de 2014

Metrolector Nro. 38

Ella lee... no lo sabemos pero lee y es lo.importante; por otro lado no pueden negar que la foto es hermosa. Gracias y amor infinito a nuestra corresponsal en el metro.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Metrolector Nro. 37

Ella no sabemos que lee, pero dejémosla que siga leyendo y seamos agradecidos porque por lo menos no eran las 50 sombras de Grey.

jueves, 16 de enero de 2014

Letras... La mujer

"Y hasta entonces me di cuenta cabal de lo que en los últimos años fue esa mujer en mi vida. Más que mujer.

Más que esposa, era como un vaso hasta el borde lleno de mucha miel que me hizo alegre en las tardes muy tristes de mi vida. Me dio una mano. Me brindó dos manos juntas. Con ella empecé de nuevo a reír como antes no lo hice y a soñar un poco.

Y una buena mujer está por encima de la edad, de un pasado, del tiempo, de las cosas que la gente llama difíciles en la vida."

De La isla de los hombres solos de José León Sánchez