lunes, 25 de febrero de 2013

Metrolector Nro. 12

Él lee Pompeya de Robert Harris.

jueves, 21 de febrero de 2013

Metrolector Nro. 11

Tenía algo de tiempo sin subirme al metro y ayer al ir a hacer algunas cosas lo tomé. Si todos los días son como el de ayer para aquellos que hacen del metro su transporte diario, entonces comprendo la agresividad y neurosis imperante en la cotidianidad caraqueña.

El metro, como lo reviví ayer, es cuna y nido de rencores, iras y frustraciones, pero por increíble que parezca en medio de todo el caos, de los insultos, el calor y los empujones se puede ver algo como esto.

No alcancé a ver el título, pero si alguien lo sabe, por favor dígamelo.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Metrolector Nro. 10

Ella lee Las muñecas y el moloch de Carmen Vicenti y el pana sentado frente a ella creo que una Cosmopolitan XD.

Nota: estoy pensando seriamente en pagarle con chocolates a nuestra corresponsal en el metro. Amor infinito para ella.


martes, 5 de febrero de 2013

Metrolector Nro. 8

Ella lee El Don de la Vida de Fernando Vallejo y según la fotógrafa (no pensarán que ando todo el día en el metro a la caza de lectores, tengo la mejor de las aliadas en la labor :-)) iba muerta de la risa, Vallejo es tan bueno.

Nota: todos de pie para aplaudir a la fotógrafa y digan gracias en voz alta.

lunes, 4 de febrero de 2013

Letras... Santa Evita

Hacía tiempo que no publicaba en el blog acerca de algún libro, y no es que no haya leído más, no recuerdo cuando fue la última vez en mi vida en que estuve sin tener una lectura que me ocupara, pero eso no es de lo que vine a hablarles, vine a hablarles de Santa Evita de Tomás Eloy Martínez, lo terminé hace varios libros atrás (algún día medirán el tiempo en libros o fotos o pinturas o programas o cualquier otra cosa que les apasione hacer) pero dejó una impresión tan profunda en mi que no podía dejar de recomendárselos.

No hablaré mucho del libro, no planeo contárselos (lean carajo) pero sí de lo que produjo en mi, hacía tiempo que un libro no me atrapaba de la forma en que éste lo hizo, y era una relación de amor, odio, asco, desesperación, tristeza, en fin un montón de emociones, realmente fuertes imposibles de pasar desapercibidas.

Espero que se animen a leer esta maravillosa novela, créanme, más de una vez les erizará la piel y les hará cuestionarse todos y cada uno de sus prejuicios y si ya la leyeron cuénteme sus impresiones.


Nota: Discúlpenme el abandono en materia de recomendación literaria y si los post no están tan prolijitos como antes, pero es que ahora les publico desde el celular y la cosa por acá es un poco limitada. Gracias a ustedes por no abandonarme.

Metrolector Nro. 7

¿Alguien sabe cual es el título que lo tiene tan absorto? Cuénteme.

Metrolector Nro. 6

Ella lee Los Juegos del Hambre.