martes, 10 de diciembre de 2013

Metrolector Nro. 33

Ella lee La sombra de John Katzenbach.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Letras... Pensar

"La mayor parte de los hombres no quiere nadar antes de saber, naturalmente que no quieren nadar, han nacido para la tierra no para el agua, y naturalmente no quieren pensar como que han sido creados para la vida no para pensar, y el que hace del pensar lo principal ese podrá, acaso, llegar muy lejos de esto, pero ese, precisamente,  ha confundido la tierra con el agua y un día u otro se ahogará." En El lobo estepario de Hermann Hesse.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Letras... Nociones

"Pero ni siquiera desde el punto de vista de las cosas más insignificantes de la vida somos los hombres un todo materialmente constituido, idéntico para todos, y del que cualquiera pueden enterarse como de un pliego de condiciones o de un testamento; no, nuestra personalidad social es una creación del pensamiento de los demás. Y hasta ese acto que llamamos "ver una persona conocida" es, en parte, un acto intelectual. Llenamos la apariencia física del ser que está ante nosotros con todas las nociones que con respecto a él tenemos, y el.aspecto total que de una persona nos formamos está integrado es su mayor parte por dichas nociones. Y ellas acaban por inflar tan cabalmente las mejillas, por seguir con tan perfecta adherencia la línea de la nariz, y por matizar tan delicadamente la sonoridad de la voz, como si ésta no fuera más que una transparente envoltura que cada vez que vemos ese rostro y oímos esa voz, lo que se mira y lo que se oye son aquellas nociones." De En.busca del tiempo perdido de Marcel Proust.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Letras... Sí, se crea.

"En aquel instante nos pareció hermosa. ¿Por qué? Porque nuestro estado de ánimo así lo dictaba, porque lo necesitábamos, porque así lo queríamos,. Siempre creamos la belleza de las mujeres..." De Un día más con vida de Ryszard Kapuscinski

martes, 8 de octubre de 2013

Letras... Individualistas

"Resulta difícil organizarlos, porque se trata de individualistas declarados, de naturalezas que no saben vivir en grandes colectivos o comunidades. Tienen prioridad las embarazadas. ¿Por qué ellas? ¿Acaso yo soy peor porque di a luz hace medio año? De acuerdo tienen prioridad las embarazadas y las mujeres con niños de pecho. ¿Por qué ellas? ¿Acaso soy yo peor porque di a luz hace tres años? De acuerdo, tienen prioridad las mujeres con niños. ¿Ah sí?  Y yo ¿debo morir aquí porque sea hombre?" De Un día más con vida de Ryszard Kapuscinski

miércoles, 2 de octubre de 2013

Metrolectores Nro. 31

Este es uno de los mejores ejemplos de tolerancia y aceptación de este humilde blog.
Ella lee Ser como el río que fluye de Paulo Coelho.

martes, 24 de septiembre de 2013

lunes, 16 de septiembre de 2013

Letras... Lugar de origen.

“Heredé de mis antepasados las ansias de huir. Dicen que mi sangre es europea. Yo siento que cada glóbulo procede de un punto distinto. De cada nación, de cada provincia, de cada isla, golfo, accidente, archipiélago, oasis. De cada trozo de tierra o de mar han usurpado algo y así me formaron, condenándome a la eterna búsqueda de un lugar de origen. Con las manos tendidas y el pájaro herido balbuceante y sangriento. Con los labios expresamente dibujados para exhalar quejas. Con la frente estrujada por todas las dudas. Con el rostro anhelante y el pelo rodante. Con mi acoplado sin freno. 

Con la malicia instintiva de la prohibición. Con el hálito negro a fuer de tanto llanto. Heredé el paso vacilante con el objeto de no estatizarme nunca con firmeza en lugar alguno. ¡En todo y en nada! ¡En nada y en todo!.” 

De Diarios de Alejandra Pizarnik

jueves, 5 de septiembre de 2013

Letras... El Sufrimiento

"Pensé en la terrible inutilidad del sufrimiento. El amor si deja su obra: las generaciones que vienen al mundo y garantizan la pervivencia de la humanidad. En cambio ¿el sufrimiento? Una parte tan inmensa, tan dolorosa  y la más difícil de la vida humana pasa sin dejar huella. Si se pudiera reunir la energía del sufrimiento que habían dejado aquí millones de personas y convertirla en fuerza creadora, se podría hacer de nuestro planeta un jardín frondoso." De El Imperio de Ryszard Kapuscinski

viernes, 30 de agosto de 2013

Letras... El frío

"Y la pequeña siberiana mira con una clara aunque discreta superioridad al hombre que, a pesar de ser mayor, parece no tener ni la más remota idea de lo que es el auténtico frío.

Al gran frío, me explica, se lo reconoce por una niebla clara y luminosa que queda suspendida en el aire. Cuando una persona la atraviesa, en la niebla se forma un pasillo. El pasillo tiene la forma de la silueta de la persona que pasa. La persona pasa, pero el pasillo permanece, se queda inmóvil en la niebla. Un hombre grande y macizo forma un pasillo grande, y un niño,  un pasillo pequeño. Tania forma un pasillo estrecho, porque es delgada, aunque, para su edad, es un pasillo alto, cosa comprensible, pues es la niña más alta de la clase. Gracias a estos pasillos, Tania sabe cada mañana sI sus compañeras un salido ya para la escuela: todas conocen el aspecto de los pasillos de sus amigas y vecinas más próximas.

Cuando ve un pasillo ancho y bajo, de líneas claras y definidas,  es señal de que ya ha pasado por allí Klavdia Matvéievna la directora de la escuela.

Si por la mañana no se ve ningún pasillo que por su medida corresponda a la estatura de un alumno de primaria, eso significa que el frío es tan intenso que se han suspendido las clases y los niños se quedan en casa.

A veces se ve un pasillo que es muy desigual y que de pronto se corta en seco. Eso significa, Tania baja la voz, que ha pasado por allí un borracho, ha tropezado y se ha caído. Cuando el frío aprieta, muchos borrachos mueren por congelación. Entonces, un pasillo así parece un callejón sin salida." de El Imperio de Ryszard Kapuscinski.

lunes, 19 de agosto de 2013

Letras... Subrayado de El Imperio de Ryszard Kapuscinski

"... la civilización que no hace preguntas ,que coloca fuera de su marco el mundo de la inquietud, del criticismo y de la búsqueda, es una civilización paralizada,estancada e inerte. Pero eso es precisamente lo que pretendían ... pues es más fácil imperar sobre un mundo mudo e inmóvil"  de El Imperio de Ryszard Kapuscinski

jueves, 8 de agosto de 2013

jueves, 18 de julio de 2013

Otras... Distopía utópica.

 
- ¡Apártate de mi vista inmediatamente! – le grito intentando agravar el tono de voz mientras de un empellón lo hacía retroceder dos pasos.

Su fuerza física era inusual para una “suprema” de su talla y edad, quizás en ese momento en que dejaron de llamarles mujeres y pasaron a llamarles supremas, se había operado, como por arte de magia, un cambio en sus anatomías, el cual se había ido reforzando con el transcurrir de los años. De haber ocurrido esta extraña transmutación, no se apreciaba a simple vista, seguían siendo más menudas que ellos pero sus diminutas manos de dedos finos y piel tersa, eran capaces de ejercer en sus, aparentemente fuertes, gargantas una presión hasta llevarlos a la inconsciencia, desmayos que en su gran mayoría eran bienvenidos, porque era preferible recibir la lluvia de insultos salpicada de relámpagos de golpes desde la inconsciencia, claro, era inevitable sufrir sus consecuencias al volver en sí, pero jamás dolían más las fracturas y moretones que aquellas lacerantes palabras.

-La próxima vez que se te ocurra depositar tu asquerosa semilla dentro de mi, mandaré a que te extirpen tu maloliente miembro – le decía con odio a escasos tres centímetros de su rostro, mientras con su mano derecha apretaba dolorosamente sus testículos.

Sentía un intenso dolor que parecía subir por su columna vertebral y estallar en su cabeza empujando los globos oculares fuera de sus órbitas, sabía que no debía gritar porque eso desataría una furia aún peor, pero el dolor frío que ahora parecía derramarse por sus oídos lo estaba haciendo perder el control de sus esfínteres, cuando creyó que estás no responderían más, sintió como los finos dedos dejaban de ejercer presión y contuvo el suspiro de alivio, ya que éste representaba una afrenta igual o peor que los gritos de dolor.

- Ahora lárgate – le dijo señalando con el índice la puerta de la inmaculada habitación.

Recogió su traje de forma apresurada, mirando con ojos de cachorro desvalido a sus dos congéneres sentados a ambos lados del lecho, que abanicaban sincronizadamente a la suprema, sin apartar la vista el uno del otro ni siquiera para dirigirles las miradas habituales de desprecio con las que solían atravesarle, producto del favoritismo que la suprema le profesaba.

Langevin corrió desnudo por el largo e iluminado pasillo sin notar los cuatro grados que castigaban mansión, que desde hacía dos años  compartía con otros veintisiete esclavos que se desvivian por hacer de Marie una suprema constantemente feliz. Entró a la habitación de aseo respirando agitadamente pero sonriente al recordar su osadía al tratar de implantar su semilla en ella, sólo él podía hacerlo sin que eso significara perder la vida, y sólo gracias al favoritismo de Marie, pensaba que si tenía éxito, el fruto de su atrevimiento se convertiría en su seguro de vida.

- Un día de estos perderás el miembro o peor aún la vida.

La voz de Albert le sobresaltó, le hablaba desde la humeante bañera, se dirigía a él sin abrir los ojos tenía una expresión inusualmente serena, en la mansión lo común eran caras de miedo, angustia y desesperanza.

Salió de la bañera chorreando agua perfumada ¿era pino o menta? Albert era de los pocos que no lo trataban con desprecio,por el contrario sostenían interesantísimas conversaciones, era sumamente inteligente, Langevin solía pensar que sus ojos caídos y su semblante, siempre sereno, contrastaban con las tormentas y revoltijos de ideas que bullían en su cerebro muchas de ellas muy similares a las suyas.

Una noche clara en la que ambos estaban tumbados en el patio habían conversado sobre el universo y Albert le había confiado teorías increiblemente complejas haciendo garabatos en la arena para tratar de explicarle sus ideas.

- Fascinante, Albert – le había dicho mientras le palmeaba el hombro – lástima que todas nuestras ideas no puedan salir a la luz, las supremas hacen tanta sombra sobre nosotros que pasarán centurias antes de que alguno de nosotros vea la gloria. ¿Cuántos genios como el tuyo se habrán perdido en esas tinieblas?

- Debes bañarte con rapidez – dijo Albert sacándolo de sus recuerdos – en quince minutos debemos estar trajeados para la foto anual con la suprema.
Langevin asintió con la cabeza mientras se sumergía en la bañera, cerró los ojos y se preguntó si habría sido mejor no escapar de la suprema anterior, mientras acariciaba con el índice la cicatriz que había dejado la cadena alrededor de sus testículos.

 
- ¡Apártate de mi vista inmediatamente! – le grito intentando agravar el tono de voz mientras de un empellón lo hacía retroceder dos pasos.

Su fuerza física era inusual para una “suprema” de su talla y edad, quizás en ese momento en que dejaron de llamarles mujeres y pasaron a llamarles supremas, se había operado, como por arte de magia, un cambio en sus anatomías, el cual se había ido reforzando con el transcurrir de los años. De haber ocurrido esta extraña transmutación, no se apreciaba a simple vista, seguían siendo más menudas que ellos pero sus diminutas manos de dedos finos y piel tersa, eran capaces de ejercer en sus, aparentemente fuertes, gargantas una presión hasta llevarlos a la inconsciencia, desmayos que en su gran mayoría eran bienvenidos, porque era preferible recibir la lluvia de insultos salpicada de relámpagos de golpes desde la inconsciencia, claro, era inevitable sufrir sus consecuencias al volver en sí, pero jamás dolían más las fracturas y moretones que aquellas lacerantes palabras.

-La próxima vez que se te ocurra depositar tu asquerosa semilla dentro de mi, mandaré a que te extirpen tu maloliente miembro – le decía con odio a escasos tres centímetros de su rostro, mientras con su mano derecha apretaba dolorosamente sus testículos.

Sentía un intenso dolor que parecía subir por su columna vertebral y estallar en su cabeza empujando los globos oculares fuera de sus órbitas, sabía que no debía gritar porque eso desataría una furia aún peor, pero el dolor frío que ahora parecía derramarse por sus oídos lo estaba haciendo perder el control de sus esfínteres, cuando creyó que estás no responderían más, sintió como los finos dedos dejaban de ejercer presión y contuvo el suspiro de alivio, ya que éste representaba una afrenta igual o peor que los gritos de dolor.

- Ahora lárgate – le dijo señalando con el índice la puerta de la inmaculada habitación.

Recogió su traje de forma apresurada, mirando con ojos de cachorro desvalido a sus dos congéneres sentados a ambos lados del lecho, que abanicaban sincronizadamente a la suprema, sin apartar la vista el uno del otro ni siquiera para dirigirles las miradas habituales de desprecio con las que solían atravesarle, producto del favoritismo que la suprema le profesaba.

Langevin corrió desnudo por el largo e iluminado pasillo sin notar los cuatro grados que castigaban mansión, que desde hacía dos años  compartía con otros veintisiete esclavos que se desvivian por hacer de Marie una suprema constantemente feliz. Entró a la habitación de aseo respirando agitadamente pero sonriente al recordar su osadía al tratar de implantar su semilla en ella, sólo él podía hacerlo sin que eso significara perder la vida, y sólo gracias al favoritismo de Marie, pensaba que si tenía éxito, el fruto de su atrevimiento se convertiría en su seguro de vida.

- Un día de estos perderás el miembro o peor aún la vida.

La voz de Albert le sobresaltó, le hablaba desde la humeante bañera, se dirigía a él sin abrir los ojos tenía una expresión inusualmente serena, en la mansión lo común eran caras de miedo, angustia y desesperanza.

Salió de la bañera chorreando agua perfumada ¿era pino o menta? Albert era de los pocos que no lo trataban con desprecio,por el contrario sostenían interesantísimas conversaciones, era sumamente inteligente, Langevin solía pensar que sus ojos caídos y su semblante, siempre sereno, contrastaban con las tormentas y revoltijos de ideas que bullían en su cerebro muchas de ellas muy similares a las suyas.

Una noche clara en la que ambos estaban tumbados en el patio habían conversado sobre el universo y Albert le había confiado teorías increiblemente complejas haciendo garabatos en la arena para tratar de explicarle sus ideas.

- Fascinante, Albert – le había dicho mientras le palmeaba el hombro – lástima que todas nuestras ideas no puedan salir a la luz, las supremas hacen tanta sombra sobre nosotros que pasarán centurias antes de que alguno de nosotros vea la gloria. ¿Cuántos genios como el tuyo se habrán perdido en esas tinieblas?

- Debes bañarte con rapidez – dijo Albert sacándolo de sus recuerdos – en quince minutos debemos estar trajeados para la foto anual con la suprema.
Langevin asintió con la cabeza mientras se sumergía en la bañera, cerró los ojos y se preguntó si habría sido mejor no escapar de la suprema anterior, mientras acariciaba con el índice la cicatriz que había dejado la cadena alrededor de sus testículos.



Relato escrito para el tercer concurso de Panfleto Negro.

viernes, 28 de junio de 2013

Letras... Cosas que los nietos deberían saber.

¿Te gusta el rock? ¿Te gusta The Eels? ¿Te gustan las biografías? Pues, Cosas que los nietos deberían saber de Mark Oliver Everett es el libro.

Everett es el líder de la agrupación de rock alternativo The Eels y nos presenta en esta autobiografía su accidentada vida. Mark , un chico de Virginia proveniente de una familia inusual hijo del físico cuántico Hugh Everett quien formuló la teoría de los universos paralelos desnuda su infancia, adolescencia y más profundos sentimientos en este libro desprovisto de florituras y adornos. Nos narra como la muerte de su padre, el suicidio de su hermana y la lucha de su madre contra el cáncer hacen de Everett un hombre cada vez mejor.

Algo que me sorprendió y me agradó especialmente es una su anécdota con una camada de gatitos (deben leer el libro, no les contaré) ya que la misma muestra un lado de Everett demasiado humano, dulce y tierno.

Creo que es una biografía con muchas enseñanzas, hermosa y bien contada que como él mismo dice: "No es la historia de un famoso. Es sólo la historia de un tipo que en ocasiones estuvo en situaciones similares a las de alguien famoso".


Aquí el video homónimo del libro y la portada del mismo.


martes, 18 de junio de 2013

Letras... Subrayados. Elogio a los Raros.

"Pero permíteme que haga una digresión aquí para cantar las alabanzas de los #Raros, los diferentes, los monstruos. Que suele ser la gente que más me interesa. Por añadidura, con el tiempo he descubierto que la normalidad no existe; que no viene de la palabra normal, como sinónimo de lo más común, lo más abundante, lo más habitual, sino de norma, de regulación y de mandato. La normalidad es un marco convencional que homogeneiza a los humanos, como ovejas encerradas en un aprisco; pero, si miras desde lo suficientemente cerca, todos somos distintos. ¿Quién no se ha sentido monstruo alguna vez?". 

 De La ridícula idea de no volver a verte de Rosa Montero.

viernes, 14 de junio de 2013

Letras... Subrayados.

"El verdadero dolor es indecible. Si puedes hablar de lo que te acongoja estás de suerte: eso significa que no es tan importante. Porque cuando el dolor cae sobre ti sin paliativos, lo primero que te arranca es la palabra"

De La ridícula Idea de no volver a verte de Rosa Montero.

lunes, 27 de mayo de 2013

Letras... Middlesex



Confiésenlo, se sienten atraidos por el título de la segunda novela de Jeffrey Eugenides, y les adelanto que no tiene nada que ver con el condado inglés. Aquí Eugenides nos cuenta la historia de un hermafrodita de raíces griega, Calíope Stephanides al nacer es reconocida como niña y criada como tal, y desde que comienza a tener noción de sí Calíope sabe que ella es distinta, al llegar a la adolescencia todo da un giro brusco, ya que la dulce Callie comienza a mostrar rasgos predominantemente masculinos.

Es una historia muy interesante, no lo negaré, pero considero que está dividida en dos, una parte excelente y otra parte, digamos, no tan buena, a mi la historia me mantuvo enganchada hasta un punto cercano al final, en el cual la historia me comenzó a parecer inverosímil, sosa y hasta aburrida. Al comenzar esta parte sentí que el buen Jeffrey estaba harto de escribir, pero debía terminar a como diera lugar, no sé, quizás alguien le estaba respirando en la nuca para que la culminara.

En general yo le daría un cinco en la escala del uno al diez, justo la mitad, justo por haberme dividido en dos el interés y la historia en dos partes tan dispares.


miércoles, 15 de mayo de 2013

Metrolector Nro. 22

Él lee Mi Jardín. Mi corresponsal, siempre aportando un agregado a nuestras historias, me informa que el caballero en cuestión tiene cinco años de edad y ya sabe leer. :-)

sábado, 11 de mayo de 2013

Letras... Misionero de Nuevo Mundo

Uno de los géneros que siempre me ha atraído es la novela histórica, soy de las que piensan que cuando lees un libro no tienes nada que perder y tienes  mucho para ganar, esto es algo que se convierte prácticamente en un hecho cuando lo que lees es una novela histórica, porque independientemente de si te guste o no, si lees una novela histórica indefectiblemente ganarás conocimiento.

 Acabo de terminar la maravillosa novela histórica de Luisa María Celis, que nos transporta a la época en la que los primeros colonos fundaban ciudades en la recién descubierta Venezuela. Para  mi fue un enorme placer reencontrarme de una manera distinta, me atrevería a decir que casi poética, con la historia de Venezuela, siempre se nos ha enseñado historia, claro que sí, pero de una manera mecánica y distante y si bien la novela de Luisa María no pretende ser un libro de historia, nos acerca a ella de una manera, en mi opinión, muy atractiva.

Debo confesar que nunca había imaginado al cacique Guaicaipuro de la forma en la que la autora me estimuló a hacerlo, creo que Misionero de Nuevo Mundo (que para mi agradable sorpresa, es el primer libro de una naciente trilogía) es una lectura "sabrosa" y enriquecedora, tanto como una arepa. 


lunes, 6 de mayo de 2013

Metrolector Nro. 21

Ella lee La Grieta de Doris Lessing.

Mi corresponsal cada día se supera más y más, creo que está a punto de pedir aumento de sueldo.

domingo, 5 de mayo de 2013

viernes, 26 de abril de 2013

Metrolector Nro. 19

Él lee Cuatro Almas de Eden Maguire.

Letras... @AdoptaUnLibro

Y mi tercer y último aporte digital a @AdoptaUnLibro.

Marguerite Yourcenar
Alexis o el Tratado del Inútil Combate. PDF Mobi

Oscar Wilde 
El Retrato de Dorian Gray. PDF Mobi

Honoré de Balzac
La piel de Zapa PDF Mobi

Daniel Defoe
Las Aventuras de Robnson Crusoe. PDF Mobi

Letras... @AdoptaUnLibro

Mi segundo aporte digital a @AdoptaUnLibro.

Fiódor Dostoyevski
Crimen y Castigo PDF Mobi

Vladimir Nabokov


Lolita PDF Mobi


Emily BronteCumbres Borrascosas PDF Mobi




Letras... @AdoptaUnLibro

Aquí mi primer abandono digital.

Alejandro Dumas
El Conde de Montecristo PDF Mobi
El Hombre de la Máscara de Hierro PDF Mobi

Miguel de Cervantes
Don Quijote de la Mancha PDF Mobi


miércoles, 24 de abril de 2013

Metrolector Nro. 18.

Esta es una entrada muy especial, ya que es un "autoretrato" de mi corresponsal en el metro.

Ella lee Una Grulla en la Taza de Té de Yasunari Kawabata.

sábado, 13 de abril de 2013

Otras... Escoger.

Si hay que escoger entre silencios, escojo el de tu respiración en medio de la noche a mi lado. Si hay que escoger entre ausencias, escojo la del mundo a cambio de tu compañía. Si hay que escoger entre soledades, siempre escogeré la que me aísla a tu lado. Dicen: la vida es una suma de decisiones, para mi no, para mi hay una sola opción y esa opción lleva tu nombre.

Metrolector Nro. 17

Él lee Caballo de Troya 8 Jordán de J. J. Benitez.

viernes, 22 de marzo de 2013

Metrolector Nro. 14

Muero con esta hermosura de metrolector.

Él aprende a leer.

Mi corresponsal acaba de ganarse el pullitzer que otorgo yo.

jueves, 21 de febrero de 2013

Metrolector Nro. 11

Tenía algo de tiempo sin subirme al metro y ayer al ir a hacer algunas cosas lo tomé. Si todos los días son como el de ayer para aquellos que hacen del metro su transporte diario, entonces comprendo la agresividad y neurosis imperante en la cotidianidad caraqueña.

El metro, como lo reviví ayer, es cuna y nido de rencores, iras y frustraciones, pero por increíble que parezca en medio de todo el caos, de los insultos, el calor y los empujones se puede ver algo como esto.

No alcancé a ver el título, pero si alguien lo sabe, por favor dígamelo.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Metrolector Nro. 10

Ella lee Las muñecas y el moloch de Carmen Vicenti y el pana sentado frente a ella creo que una Cosmopolitan XD.

Nota: estoy pensando seriamente en pagarle con chocolates a nuestra corresponsal en el metro. Amor infinito para ella.


martes, 5 de febrero de 2013

Metrolector Nro. 8

Ella lee El Don de la Vida de Fernando Vallejo y según la fotógrafa (no pensarán que ando todo el día en el metro a la caza de lectores, tengo la mejor de las aliadas en la labor :-)) iba muerta de la risa, Vallejo es tan bueno.

Nota: todos de pie para aplaudir a la fotógrafa y digan gracias en voz alta.

lunes, 4 de febrero de 2013

Letras... Santa Evita

Hacía tiempo que no publicaba en el blog acerca de algún libro, y no es que no haya leído más, no recuerdo cuando fue la última vez en mi vida en que estuve sin tener una lectura que me ocupara, pero eso no es de lo que vine a hablarles, vine a hablarles de Santa Evita de Tomás Eloy Martínez, lo terminé hace varios libros atrás (algún día medirán el tiempo en libros o fotos o pinturas o programas o cualquier otra cosa que les apasione hacer) pero dejó una impresión tan profunda en mi que no podía dejar de recomendárselos.

No hablaré mucho del libro, no planeo contárselos (lean carajo) pero sí de lo que produjo en mi, hacía tiempo que un libro no me atrapaba de la forma en que éste lo hizo, y era una relación de amor, odio, asco, desesperación, tristeza, en fin un montón de emociones, realmente fuertes imposibles de pasar desapercibidas.

Espero que se animen a leer esta maravillosa novela, créanme, más de una vez les erizará la piel y les hará cuestionarse todos y cada uno de sus prejuicios y si ya la leyeron cuénteme sus impresiones.


Nota: Discúlpenme el abandono en materia de recomendación literaria y si los post no están tan prolijitos como antes, pero es que ahora les publico desde el celular y la cosa por acá es un poco limitada. Gracias a ustedes por no abandonarme.

Metrolector Nro. 7

¿Alguien sabe cual es el título que lo tiene tan absorto? Cuénteme.

Metrolector Nro. 6

Ella lee Los Juegos del Hambre.