lunes, 31 de octubre de 2011

Letras... La soledad era esto



La soledad es un ente mutable, adquiere la forma que le da quien la percibe, y Elena Rincón la percibe así:

"Bueno, pues la soledad era esto: encontrarte de súbito en el mundo como si acabaras de llegar de otro planeta del que no sabes por qué has sido expulsada. Te han dejado traerte dos objetos (en mi caso, la butaca y el reloj) que tienes que llevar a cuestas, corno una maldición, hasta que encuentres un lugar en el que recomponer tu vida a partir de esos objetos y de la confusa memoria del mundo del que procedes. La soledad es una amputación no visible, pero tan eficaz como si te arrancaran la vista y el oído y así, aislada de todas las sensaciones exteriores, de todos los puntos de referencia, y sólo con el tacto y la memoria, tuvieras que reconstruir el mundo, el mundo que has de habitar y que te habita. ¿Qué había en esto de literario, qué había de divertido? ¿Por qué nos gustaba tanto?"

Juan José Millas nos mustra en esta historia, algo que ya sabemos, pero que tendemos a olvidar y es que podemos estar en la soledad más absoluta incluso rodeados de gente, y como esa "soledad en compañía" puede llegar a destruirnos o a reconstruirnos.

He aquí el ejemplar, por si se animan a sumergirse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario