viernes, 13 de mayo de 2011

Letras... El médico

Hace más de un año, en un curso de tecnologías de la información (sí, tecnologías de la información), la profesora, una argentina muy simpática y agradable, me dijo: "Che, no suelo recomendar best sellers, pero debes leer El médico de Noah Gordon", desde ese día comenzó mi búsqueda de este ejemplar, lo encontré en una famosa librería de Caracas a un precio que no estaba dispuesta a pagar (amo los libros, pero todo amor tiene un límite) así que decidí esperar un poco y ver si lo conseguía en alguna feria a un precio más razonable, para mi sorpresa en una feria del libro (FILVEN) estaba en un puesto, usado pero casi como nuevo y a un precio de verdad ridículo, así que ni lo pensé y me lo traje a casa.

Después de terminarlo entiendo porque mi profesora me lo recomendó, la novela (histórica, por cierto) es una historia de perseverancia y persecución de sueños realmente aleccionadora, si bien no logró engancharme como lo han hecho otros libros, creo que Robert J. Cole dejó algunas enseñanzas preciosas en mí, entre ellas, que el logro de una meta y la materialización de un sueño ameritan ciertos sacrificios y que a la larga todos los esfuerzos son recompensados.

Robert J. Cole es un muchacho al que la vida no le ha sonreído y que quiere ser médico a toda costa, en una época en que la medicina como profesión no era sencilla de estudiar, pero está tan resuelto a lograrlo que deja de lado su fé, sus creencias y hasta el amor por cumplir ese anhelo.

Como siempre dejo para ustedes el texto de la contraportada y el ejemplar en cuestión.

Esta arrebatadora novela describe la pasión de un hombre del siglo XI por vencer la enfermedad y la muerte, aliviar el dolor ajeno e impartir el don casi místico de sanar que le ha sido otorgado. Arrastrado por esa pasión, recorrerá un largo camino que le conducirá, desde una Inglaterra en que domina la brutalidad y la ignorancia, a la sensual turbulencia y el esplendor de la remota Persia, donde conocerá al legendario maestro Avicena, que está experimentado con las primeras armas de la medicina moderna.
 
  Diez siglos han transcurrido desde aquel entonces, pero el talento narrativo de Noah Gordon, autor de El último judío, El rabino y otras muchas novelas inolvidables, hace de este viaje iniciático una experiencia única que convierte la historia en vida real. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario