martes, 11 de enero de 2011

Letras... Tokio Blues


Hermosa, simple y llanamente hermosa, quien me recomendó este autor no se equivocó en ningún momento. Haruki Murakami escribe divinamente, logra plasmar, sentimientos, sensaciones, olores, colores y sabores de Tokio y de los personajes.

Al comenzar a leerla realmente me dio la impresión de estar escuchando un blues, me ponía un tanto melancólica, pero al ir adentrándome en la historia puedes notar que realmente la novela es un canto a la vida.
Aquí les dejo el texto de la contraportada y el ejemplar en cuestión, como siempre esperando por sus comentarios.

Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha casualmente mientras aterriza en un aeropuerto europeo una vieja canción de los Beatles, y la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Toru recuerda, con una mezcla de melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor –y único– amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste les distancia durante un año hasta que se reencuentran en la universidad. Inician allí una relación íntima; sin embargo, la frágil salud mental de Naoko se resiente y la internan en un centro de reposo. Al poco, Toru se enamora de Midori, una joven activa y resuelta. Indeciso, sumido en dudas y temores, experimenta el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo parece cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. La situación, para él, para los tres, se ha vuelto insostenible; ninguno parece capaz de alcanzar el delicado equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo.

Con un fino sentido del humor, Murakami ha escrito el conmovedor relato de una educación sentimental, pero también de las pérdidas que implica toda maduración. Tokio blues supuso el reconocimiento definitivo del autor en su país, donde se convirtió en un best seller.


No hay comentarios:

Publicar un comentario