lunes, 11 de octubre de 2010

Otras... De paraisos, Evas y síndromes premenstruales


Entonces la serpiente, que era el más astuto de todos los animales del campo que Jehovah Dios había hecho, dijo a la mujer:
-¿De veras Dios os ha dicho: "No comáis de ningún árbol del jardín"?
La mujer respondió a la serpiente:
-Podemos comer del fruto de los árboles del jardín.
Pero del fruto del árbol que está en medio del jardín ha dicho Dios: "No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis."
Entonces la serpiente dijo a la mujer:
-Ciertamente no moriréis. Es que Dios sabe que el día que comáis de él, vuestros ojos serán abiertos, y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal. 
Genesis Capítulo 3 Versículos 1-5

Y ahora me pregunto yo ¿Quién ante semejante argumento no se iba a comer esa manzana?.  

Hoy conversaba con alguien acerca del síndrome premenstrual y de los malestares por los que pasamos las mujeres en esos días. Sí, esos días son un verdadero calvario, no sólo para quienes los padecemos, en ocasiones para quienes nos rodean, y es que nos ponemos irritables y susceptibles, en fin un hervidero hormonal.

Quizás culpemos a Eva y su debilidad ante la serpiente de estos males que nos aquejan, pero ¿Saben qué? yo no la culpo, y expondré mis razones para eximirla de tamaña responsabilidad, es que eso de querer culparla del síndrome premenstrual de todas las mujeres del mundo, es una responsabilidad demasiado grande.

Eva era una criatura inocente,  así la creó Dios, de hecho, Eva ni siquiera sabía lo que era bueno y lo que era malo. ¿Qué de dónde saco esto? pues del argumento usado por la serpiente para seducirla "Es que Dios sabe que el día que comáis de él, vuestros ojos serán abiertos, y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal. " ¡Ah! ahora la cosa cambia ¿Verdad? ¿Ven a Eva con otros ojos?.

¿Por qué poner la tentación en el jardín? Veamos, ya dejamos claro el punto de que Eva era una criatura inocente, cómo una niña pues, partiendo de ese punto imaginemos el siguiente escenario. Un niño pequeño, digamos unos séis o siete años, lo encerramos en un cuarto y colocamos frutas por todo el cuarto y en el centro colocamos una pera y le decimos: querido puedes comer de todas las frutas, pero de esta que está aquí en el centro no, de esa no comas. ¡Por favor!, el niño en su inocente curiosidad irá por lo menos a mirar la frutica en cuestión, cosa que aprovechó la serpiente.

No intento cuestionar las decisiones o el modo de obrar de Dios, jamás intentaría tal cosa, sé que mi entendimiento es diminuto en comparación con la grandeza de Dios, y cual ciego jamás llegaré a entenderle en su totalidad, pero tampoco culpo a Eva, yo habría hecho lo mismo, ni les cuento que habría pasado si en vez de un árbol de manzanas hubiese sido un árbol de Pirulin, créanme si les digo que todavía estaría sentada en una rama de esa mata comiendo pirulines, pero por otro lado los hombres serían unos santos, jamás habría ido a compartir "mi mata de Pirulin" con Adán. 

Bueno, quizás con esto no las logre convencer y sigan rayándole la madre a Eva, esperen un momento, Eva no tenía mamá, pero si reconsiderarán su posición ante la inocente.

2 comentarios:

  1. Amiga, para un hombre es complicado entender Menstruación = Mal Humor , pero bueno Eva siempre ha podido lidiar con ello, lo sorprendente es la capacidad que tiene la Eva actual de reinventarse para caer en tentaciones! jaja

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajá cierto Ricardo la Eva actual es mucho más imaginativa.
    ¿Me creerías si te digo que el mal humor durante esos días tampoco lo entienden las mujeres? bueno por lo menos yo no lo entiendo. Es algo que te toma por sorpresa, un día te preguntas ¿Qué me pasa? ¿Por qué estoy tan irritable o tan llorona? miras la fecha, sacas la cuenta y BUM ahí está la desgraciada jajajaja.

    ResponderEliminar