domingo, 26 de septiembre de 2010

Letras... Mil soles espléndidos


Este es el tercer libro que leo referente a esta temática, Afganistan y la nulidad del género femenino bajo el régimen talibán. No ha sido intensionado, en lo absoluto, los tres libros han caído en mis manos de forma totalmente casual, de hecho este último ni siquiera es mio, fue un préstamo o llamémoslo intercambio, que hice con una compañera de trabajo.

Esta novela de Khaled Hosseini, se da en el mismo momento histórico que la novela Kabul de Hirsh, sólo que Hosseini enfoca el momento desde otra perspectiva, la de la mujer común y corriente, la mujer del pueblo, la que realmente sufre y padece los embates del régimen.

Es una novela bastante dura, vamos que la vida de las mujeres afganas durante el régimen talibán no es un jardín de rosas. Me hizo llorar, sentir rabia, impotencia y a veces hasta asco. En mi opinión junto con las otras dos novelas, es decir Kabul y Las golondrinas de Kabul, se puede tener una idea muy cercana del barbarismo, la misoginia y el terror vividos en Afganistan.

Me gustó mucho la novela, en mi opinión es una lectura excelente. Aquí les dejo el texto de la contraportada y la novela en cuestión.

Superando con creces el rotundo éxito de Cometas en el cielo ?más de seis millones de ejemplares vendidos en treinta idiomas? la segunda novela de Khaled Hosseini saltó de inmediato al primer puesto en todos los países donde se ha publicado. Nueva demostración del asombroso instinto de gran narrador de que goza el autor, el libro cuenta la conmovedora historia de amistad entre dos mujeres afganas de orígenes muy dispares, cuyos destinos se entrelazan por obra del azar y de las convulsiones que ha sufrido Afganistán en los últimos treinta años. Hija ilegítima de un rico hombre de negocios, Mariam se cría con su madre en una modesta vivienda a las afueras de Herat. A los quince años, su vida cambia drásticamente cuando su padre la envía a Kabul a casarse con Rashid, un hosco zapatero treinta años mayor que ella. Casi dos décadas más tarde, Rashid encuentra en las calles de Kabul a Laila, una joven de quince años sin hogar. Cuando el zapatero le ofrece cobijo en su casa, que deberá compartir con Mariam, entre las dos mujeres se inicia una relación que acabará siendo tan profunda como la de dos hermanas, tan fuerte como la de madre e hija. Pese a la diferencia de edad y las distintas experiencias que la vida les ha deparado, la necesidad de afrontar las terribles circunstancias que las rodean ?tanto de puertas adentro como en la calle, donde la violencia política asola el país?, hará que Mariam y Laila vayan forjando un vínculo indestructible que les otorgará la fuerza necesaria para superar el miedo y dar cabida a la esperanza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario