jueves, 19 de noviembre de 2009

Otras... Viveza pendeja



Desde hace algún tiempo quería escribir acerca de esto, pero ese regionalismo acérrimo que tenemos todos los venezolanos me había impedido hacerlo, es que ustedes saben, esto lo puede leer cualquier persona en el mundo y nadie quiere sacar los trapitos sucios ante los vecinos, pero últimamente he estado envuelta en una serie de episodios que me han convencido de hacerlo.

Todos los venezolanos tenemos ciertas cosas en común, todos nos quejamos del gobierno de turno, todos nos enorgullecemos de las no se cuantas miss mundo y miss universo que tenemos en nuestro haber y todos nos avergonzamos de vivir en uno de los países más corruptos de latinoamerica. De esto último nos quejamos en demasía y siempre le echamos la culpa a los políticos de esto, pero, ¿Son realmente los políticos los únicos culpables de que figuremos en los primeros lugares de tan avergonzantes listas?. Yo, con toda la responsabilidad que conlleva el meterme en estos terrenos escabrosos, contesto con un rotundo NO.

La culpa de que vivamos en un país corrupto no es sólo de los políticos y gobernantes, no señor, la culpa la tiene nuestra cultura de la viveza; si, esa viveza a la que yo llamo viveza pendeja porque es precisamente la que nos tiene sumidos en el estado en el que estamos y mientras no cambiemos esa cultura, tampoco va a cambiar nuestro país.

Por ejemplo, y sólo por citar los ejemplos que me vienen a la mente en este momento; que si los cito todos este post se extendería demasiado, en este país la honestidad no es motivo de orgullo, si usted ve que a alguien se le cae un billete de alta denominación en la calle, lo recoge y lo regresa, no le cuente a sus amigos y allegados, lo más probable es que la frase siguiente a la narración de su anécdota sea: ¡Chamo, tú si eres pendejo! ¿Cómo le vas a devolver esos reales?, si eres venezolano y estas leyendo este post, por favor intenta recordar la última acción honesta que realizaste y cuantos elogios recibiste por eso. Pero si por el contrario te coleas en la fila del banco o en la del concierto, ¡Bravo, chamo! Tu si eres "pilas".

Nosotros los venezolanos estamos tan acostumbrados a la corrupción que nos parece algo "normal". Les cuento, no mencionaré nombres para no herir susceptibilidades.

Estoy con dos conocidos y uno le pregunta al otro:
- Menganito, ¿Ya sacaste la licencia? (La licencia de conducir, para quienes me leen de otros países)
Menganito contesta.
- No, no la he sacado.
- Perensejito ya la sacó, pago como 300 y ya tiene su licencia.
Menganito pone cara de "Eso como que es muy caro"
- Noooo vale, yo prefiero presentar el examen.
Inmediatamente el primer individuo contesta.
- Pero te vas a tener que calar una cola inmensa.
(Ojo, cualquier parecido con la cochina realidad es pura coincidencia)

Yo que escucho inmutable inmediatamente me sube la temperatura como dos grados, me volteo y le digo a Menganito, te felicito Menganito, así es como se deben hacer las cosas, cuando nosotros los venezolanos dejemos de alimentar la corrupción, este dejará de ser un país de corruptos.

Si señores, quienes están leyendo este post y se asombran de lo que le dije a Menganito, sépanlo, si alguna vez han pagado por tramitar un documento, claro sin contar aquí los gastos estrictamente necesarios, ustedes han alimentado la corrupción y la viveza pendeja que está desangrando el país de sus hijos y nietos.

Otro episodio que no deja de indignarme al recordarlo es uno que viví hace muy poco, para quienes no lo sepan tengo que confesar en este momento que soy adicta al café, para nadie es un secreto que últimamente encontrar café en los anaqueles de los supermercados se ha vuelto algo bastante esporádico, se me había terminado mi provisión del, para mi, vital polvo; así que me fui al supermercado más cercano y para variar no había, caminando de regreso a mi casa, decepcionada y pensando en el dolor de cabeza que tendría al día siguiente, me encuentro en la avenida un buhonero con montones del vital polvo, lo miro como quien ha descubierto una mina de oro y le pregunto, ¿Cuanto cuesta el café?, respuesta buhoneril: 18. Yo lo mire con cara de "Tú si eres bien ladrón", porque para quienes no lo sepan eso es casi el doble de lo que cuesta en un supermercado, mi respuesta fue un simple "No, gracias" y seguí mi camino con las tablas en la cabeza y buscando la farmacia más próxima para comprar un analgésico para el dolor de cabeza del día siguiente. Y es que por mucho que necesitará el café, comprárselo habría sido apoyar la corrupción.

Yo sé que una gota de agua no desborda el océano y quizás mi renuencia a apoyar los actos corruptos, que lastimosamente se nos hacen tan comunes y normales, no acabe con la corrupción en este país y mucho menos que descendamos en las listas de países corruptos, pero si tu compatriota (en el sentido más estricto de la palabra y sin alusiones políticas) que me lees, decides también cambiar tu comportamiento después de leer esto y no sólo eso, sino que también replicas el mensaje, esta humilde servidora sentirá que ya ha aportado su granito de arena y renacerán mis esperanzas de que si es posible tener un mejor país. Por último les dejo como reflexión una frase que es de mi propia cosecha: Un país no lo construyen sus gobernantes, un país lo construyen sus habitantes.

3 comentarios:

  1. Mirna Buenisima tu Nota, comparto en su totalidad tu opinión, pero yo si creo que
    Los gobiernos, padres, colegios y Universidades, en fin Las autoridades tienen parte de la culpa. Porque? porque que seria de nosotros sin un Padre, Profesor o Jefe que nos guiara o nos dijera que esta bien y que no, que hacer y que no hacer, como hacerlo y como no.
    Claro es muy cierto, que somos culpables por alimentar la corrupción y la viveza criolla, pero es a lo que nos ha llevado la situación actual, ojo no estoy justificando ese comportamiento solo estoy usando la llamada teoría de causa y efecto. Pero dime algo, de no encontrar tu café al dia siguiente, ni a la semana que harías? no pagarias al buhonero? o de haber encontrado café pero de una marca que no te gusta, lo comprarías? De hacer uno o la otra estarías apoyando otro problema de la sociedad actual, estarías aceptando lo que pasa, estarías deacuerdo en que ya no se importe o produzca tu café preferido. En ese momento, estarías entrando en el paradigma de la sociedad actual, siendo parte del problema.
    De caso contrario si decides no apoyar ninguna de las opciones entonces serias parte de otro problema "Conformarte con lo que hay". Es justo esto? que tienes el dinero pero no puedes comprarte lo que quieras?

    Me siento identificada con todo lo que nombras arriba, porque en ocasiones he pagado por no hacer colas, pero muchas otras he repudiado el ser viva y el que otro lo sea.

    Pero pienso que el problema Comenzo por un lado y estallo por otro, pero peor aun, sigue estando y estara por largo rato, hasta que lleguen nuevas reglas para las cuales nos adaptemos.

    Velo como una organizacion o una empresa, donde te exigen o no.
    Me gusto tu Nota ;)

    ResponderEliminar
  2. En cierta forma tienes razón Pilar, pero te has preguntado ¿Por que el buhonero si tenia el café que tomo generalmente y no estaba en el supermercado?. No es porque en este país no se este produciendo café, es porque hay alguien que se está lucrando con esa problemática y comprándoselo al buhonero apoyas esa irregularidad.
    Pilar, yo he comprado edulcorantes artificiales (equal, splenda, etc.) sólo por no comprarle el azúcar a quien quiere especular, no debemos buscar una excusa para el mal proceder, niégate a hacer lo que está mal mi niña y transmítele esos valores a quienes puedas, que este país la peor escasez que está sufriendo es la de valores.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo en toda la nota y te cito: "Un país no lo construyen sus gobernantes, un país lo construyen sus habitantes." Es un cambio radical de mentalidad lo que el país necesita, porque no importa que gobierno que esté de turno, nada cambiará si no cambiamos nosotros mismos y no apoyar la especulación es un granito de arena que cada uno puede aportar para lograr un cambio.

    ResponderEliminar