domingo, 5 de abril de 2009

Otras... Miss Simpatía

El álter ego u otro yo en español, es una segunda personalidad o persona de una persona, y casi todos los seres humanos contamos con uno o muchos álter egos, es así, como tienes el yo que sale con tus amigos de rumba, el yo responsable que va al trabajo a tiempo y cumple con sus obligaciones, etc. en fin tú mejor que nadie puedes enumerarlos.

Yo como cualquier ser humano no me escapo de esa característica, también cuento con mis álter egos, y he convivido con todos ellos de una forma más o menos armónica y con la mayoría de ellos puedo llegar a acuerdos justos, acerca de nuestros comportamientos, pero hay uno a quien llamo Miss Simpatía que últimamente me esta haciendo pensar seriamente en convertirme en alterisida (no sé ni siquiera si la palabra existe, pero léase asesina de álter egos).

¿Quién es Miss Simpatía? O mejor dicho ¿Qué hace ella que me haga pensar tan seriamente en asesinarla? Bien sucede que la muy bitch es adorable, es la que me obliga a pasar horas escuchando a esa amiga que se queja hasta de la temperatura del aire que respira, y además la desgraciada tiene la santas b…. de consolarla, es la que accede a hacer favores cuando preferiría no hacerlos, es la que presta mis cosas aun cuando no me gusta hacerlo, es la que dice que si, cuando debería o simplemente me gustaría decir que no, la muy perra es adorable, es buena amiga, buena pareja, buena gente, buena vaina, es dulcita, se porta bien, se ríe de los chistes malos, en fin me da asco de tan buena que es.

Por ejemplo, tengo una “amiga” que sólo me llama cuando está triste, tiene problemas, se le murió el perro, se le enterró una uña, está despechada, es decir cuando le pasa cualquier vaina mala, jamás, en el tiempo que tengo de conocerla me ha llamado para preguntarme como estoy, o para invitarme a tomar un café o por lo menos para contarme un chiste, no eso nunca ha pasado, y cuando llama adivinen quien le contesta el teléfono, si!!! La muy perra, y es incapaz decirle ¿Sabes que, chama? NO ME JODAS LA VIDA.

Para que tengan una mejor idea imagínense este cuadro, yo totalmente echada a todo lo largo que me da el cuerpo cual morsa u oso en hibernación un día domingo comiendo chocolate, leyendo un buen libro o haciendo cualquier otra cosa de esas que me encanta hacer, suena el teléfono, contesto y oigo del otro lado una voz desagradablemente conocida e inmediatamente Miss Simpatía, haciendo gala de sus poderes sobrenaturales para la posesión de cuerpos desprevenidos, se apodera de mi voluntad, “Mija, ¿Será que me puede hacer el favor de comprarme el periódico? Es que yo no puedo ir y estoy sola” sentencia la voz de la vecina sesentona, “Si claro, de hecho yo iba a eso en un rato” contesta la voz de mi cuerpo poseso por la desgraciada simpática.

¿Ahora entienden un poco mejor el porque de mis tendencias alterisidas? Ahora bien hay ciertos inconvenientes a la hora de matarla y es que puedo salir afectada en el proceso, por lo cual he decido amarrarla por un tiempo (porque la mal nacida es buena escapista) mientras encuentro una buena forma de asesinarla sin perjudicarme, se escuchan sugerencias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario