jueves, 2 de abril de 2009

Letras... La sombra del viento

Bueno definitivamente éste si tiene el estilo que me gusta, si bien Carlos Ruiz Zafón comete unos errores garrafales en la narración, como por ejemplo mencionar que cierto personaje estaba en Bogota y luego se refiere al mismo mencionando que se encuentra en la lejana Venezuela, vale la pena leerle.

No soy quien para cuestionar a un autor publicado, pero pienso que es muy importante documentarse acerca de ciertas cosas cuando vas a escribir ya que corres el riesgo de convertir tu obra en un Best Seller (un momento este libro es un Best Seller oooops) y que medio mundo se entere del error; creo que un autor preferiría que su libro fuese recordado por su enorme impacto literario y no por los errores que en el se comete, pero de verdad y dejando a un lado la critica constructiva es un buen libro que les dará unas buenas horas de entretenimiento.

Bueno aquí se los dejo recomendándoles que dejen de lado los errores y se concentren en la hermosa narración. Disfrútenlo.

1 comentario:

  1. Hola. Yo también lo acabo de leer. Me enganchó, sí, y también me decepcionó profundamente. No en vano la mayoría de las críticas favorables que acompañan el libro son, qué curioso, de medios extranjeros (en la traducción el libro debe de ganar mucho, supongo).

    Está lleno de tópicos, sobre todo en el lenguaje; tiene errores estructurales garrafales (los narradores en primera persona que lo saben todo, diálogos incluidos, de historias que les han sucedido a otras personas); absurdas voces "en off” para poder explicar lo que no ha podido explicarse en el transcurso de la narración; expresiones que no se usaban en aquellos años ("la esperanza blanca", por ejemplo); estereotipos manidos (el héroe juvenil, el malo malísimo sin matices, la novia etérea -de nombre Beatriz, por supuesto-, el fantasma misterioso, el padre abnegado, el huérfano y la madre ausente, el duelo, el París bohemio, el personaje ocurrente-Sancho Panza); una falta obvia de ‘limado’ (palabras y hasta giros repetidos en un mismo párrafo), situaciones inverosímiles (los padres que dejan morir a su hija, prácticamente emparedada -ya, ya, todos hemos leído a Poe…-, sólo porque se ha quedado embarazada); reiteraciones (la luz de ceniza sobre Barcelona, sí, sí); promesas argumentales que quedan en nada (el famoso cementerio de los libros olvidados no es más que un elemento decorativo)… Y eso sin hablar de errores de bulto como el que tú mencionas.

    En fin. Y, sin embargo, es cierto que engancha y que se lee de un tirón… Lástima que eso no sea suficiente para hablar de un buen libro. Un buen libro te deja trastocado al acabarlo, se inserta en tu memoria para siempre, te hace abrir la boca de admiración constantemente.

    En definitiva, y en mi opinión, un buen entretenimiento, y poco más. Ruiz Zafón no es Cortázar, desde luego (ni falta que le hace, por otra parte).

    ResponderEliminar